Barcelona

Barcelonés low cost llegado a una playa de Cádiz

Barcelona es muy mona. Pero tiene un punto débil: se toma demasiado en serio. Por lo tanto tiene muchos, como que tela, motivos para no viajar a ella. Hay tema para que podamos reír todos un rato. Sanamente.

Amigos/as, adelante.

Aquí estarán los motivos para no viajer a Barcelona que vayáis dejando. Graçies.

Responses

  1. El Barça: si no eres del barça no eres un buen catalán, y seguramente es poque eres del Madrit (con t final) o del Apañó (intententando decirlo como el finado José Manuel Lara), por lo que posiblemente serás tildado de Facha o murciano. Y pero para ti, porque no puedes disfrutar de los triunfos del “millor equip de tots els temps”.

  2. Faldafobia: Si ves a una mujer menor de 50 años con falda es que no de es de Barcelona. ¿Qué le pasa a las barcelonesas que no les gusta enseñar las piernas? Tienen varices, pelos, o es que no les gusta exhibir su feminidad no sea que en las obras las sometan a miradas y comentarios lascivos? ¡¡Abajo los pantalones femeninos barceloneses!!

  3. Tonimironismo: De Toni Miró enmalahora considerado referente de la moda catalana a quien han seguido toda una caterva de diseñadores que establecido que lo propio de Barcelona es el look de camisas, trajes y prendas oscuras que imperan por doquier y que, muy tristemente ha dado lugar a mujeres de look andrógino. Seguramente tiene mucho que ver con la faldafobia aludida anteriormente.

  4. El talibán catalanista. Uno puede tener la necesidad de preguntarle a un lugareño por una dirección en un castellano claramente foráneo, y tener la mala suerte de toparse con uno de esos que se niegan en redondo a hablar en castellano. Claro, la lengua de Cataluña es el catalán y si quieren hablar aquí, que se molesten en aprenderla. Uno pedirá que le hablen en castellano, si no es mucho pedir y por respuesta encontrará (insisto,si tiene mala suerte) alguna frase despectiva ininteligible para el visitante y alguna alusión al imperio español.

    Insisto una vez más, cuestión de mala suerte…

  5. Las bandas de borrachos británicos: Si uno se pasea por las Ramblas, lo más normal es que tenga que ir esquivando grupos de vociferantes especímenes de imperio británico, de los que en verdaderas hordas asaltan la ciudad condal en busca de abundante cerveza, brata y la permisividad de las autoridades municipales para su trasiego en la vía pública y su devolución a la misma en formas de orines en el primer lugar que se tercie. Gracias a las líneas aérea de bajo coste que, con origen en la islas británicas hacen que un fin de semana etílico en Barcelona sea un auténtico chollo para los bolsillos de cualquier hooligan. Se les ve en manga corta por la calle en pleno enero luciendo prominentes barrigas cerveceras y cortes de pelo al uno.

    • Bueno, en defensa del hooligan inglés he de decir que en su casa se comporta exactamente igual: perdidos de borrachos todo el fin de semana (con todo lo que ello conlleva: vómitos, peleas…), en manga corta en enero aunque nieve (en verano también lucen sus barrigas al aire, igual que en Barcelona, aunque no haga sol). ¡Sorprendente, pero cierto!

  6. Meadas rambleras: Meen todos los que así lo deseen a su antojo a lo largo y ancho de las celbérrimas Ramblas de Barcelona, ese delicioso paseo otrora animado por los gorjeos de los pajarillos en los puestecillos de animales, y en el que las familias barcelonesas solían pasear en las tardes de domingo. Hoy las Ramblas han recuperado la función que le otorgó la madre Naturaleza, a saber, de canalizar las aguas que la lluvia había acumulado para su vertido al mar. La pequeña diferencia es que las prístinas aguas de antaño han sido sustituidas por profusas y pestilentes meadas depositadas impuneamente por la hordas de turistas denominados comunmente de borrachera, comunmente de origen birtánico que visitan Barcelona con la idea de hacer aquí lo que las pusilánimes autoridades locales les permiten sin límite y que en su propio país no osarían ni plantearse. No vayamos a poner límites al turista que se quejan los hoteleros.

  7. El teatro en castellano.
    Ir al teatro en Barcelona fue una de las actividades por las que se viajaba allá. Ahora hay un pequeño impedimento. Es como que imposible asistir a una representación en castellano. Por algún motivo todo el mundo ve cine en castellano, y teatro en catalán. Deberían hacer una ley para que hubiese un mínimo de obras en español. digo yo.

    • Que yo sepa, la obra que adjunto como web no está en catalán, ni la mitad de las que hay en cartel y más conocidas.

  8. Las “calçotades” (léase calsoltadas): Banquete campestre por el que se consume esta tan catalana cebolla, de la que me considero ferviente aficinado. Anque es verdad que cuando comemos calçots tenemos una pinta patética, con babero, con las manos tiznadas de negro, con la cara chorreando salsa y una pinta muy asilvestrada en general. Las calçotadas sirven para que los de Can Fanga (como popularmente se conoce a Barcelona por parte de los de la Cataluña profunda) nos sintamos muy campechanos, muy rurales y muy “auténticos”. Sirve para que jefes y empleados compartan unos momentos de garrulez extrema, que permiten crear “caliu” (ambiente fraternal, cálido y agradable) olvidando de esta manera las puñaladas traperas y las putadas que se producen habitualmente en el lugar de trabajo, y que se volverán a producir después del fin de semana de calçotada. Imprescindibles el porrón de vino para beber, (yo vi un día una exhibición de uno que hacía caer el chorro en su entrecejo y con gran habilidad dicho chorro se deslizaba por su piel grasienta e intensamente granulada hasta alcanzar sus fauces, aún me dan arcadas de recordarlo), la camisa a cuadros, los zapatos camper modelo pelotas o las bambas, y mucho talante pueblerino que demuestre que, detrás de ese traje en el que se esconde un hijoputa entre semana hay una persona normal, que come, bebe, ríe y caga como cualquier miserable machaca en la oficina.

  9. Estimado amigo: no encuentro palabras para manifestar mis sensaciones. La fina Barcelona ha desaparecido de mi imaginario. Ese granuloso ciudadano engulliendo la grasa que chorrea por su cara es a partir de ahora lo que asociaré al concepto estilístico BCN.

  10. Loas antisistema: especimen del que la ciudad condal está sobradamente provisto. Su indumentaria acostumbra a ser unas camisetas mientras más agujereadas y sucias mejor, un jersey deshilachado, unos pantalones de color violeta o a rayas, un peinado imposible que combine trenzas rastas, zonas de rapado al cero y mechores de colores. Se declaran antisistema porque quieren darle una pátina ideológica al hecho de que son unos vagos integrarles a los que no les apetece eso que Luis Aguilé definió como “una lata, el trabajar”. Es más divertido dedicarse a beber litronas, okupar casas, hacer actividades “culturales” tocar bongos, hacer volar el diábolo y ponerse todo el día hasta las patas. Cuando llega la ocasión de que alguna autoridad ponga límites a algunos de sus hábitos, montan pollos de padre y muy señor mío, queman contenedores, se aporrean con los mossos d’esquadra y luego dicen que han sido sometidos a una brutal represión policial. El barrio de Gracia acostumbra a ser el lugar favorito para sus andanzas, aunque también suelen frecuentar el centro histórico. También gustan de ir acompañados de perros con aspecto de tener una nutrida fauna de pulgas y otros parásitos.

  11. Meretrices morenas: uno pasea por las Ramblas admirando estatuas vivientes, evitando carteristas magrebíes, esquivando ingleses borrachos, rechazando las invitaciones a visitar los espectáculos porno de la zona y de repente puede verse objeto del insistente acoso de señoritas morenitas de faldas muy cortas y pantalones pero que muy ajustados que te ofrecen sus servicios. No se cortan un pelo por el hecho de que vayas con tu pareja, y cualquier rincón por los alrededores del Mercado de la Boquería (que nombre más adecuado) sirve para proveer el servicio por una muy módica cantidad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: